Como todas las grandes ideas, estas aparecen cuando menos te lo esperas, de charla con los amigos, tomando un refresco en un bar o directamente sin venir a cuento.

Pues bien, esta es una más de todas esas grandes ideas que aparecen y en la que siempre alguien te llama loco, al proponerla.

Esta surgió un domingo, sin nada que hacer y atraída por esa gran afición que tenemos por la gasolina y en especial por las motos. Después de plantearlo y darlo vueltas “nos tiramos a la piscina” con la suerte de que todo salió como teníamos previsto.

Así que aquí estamos, buscando año tras año la superación, intentando que cada año esta quedada motera llame más la atención y que la familia motera se vaya uniendo a la misma.

Por encima de todo queremos pasar un día con la gente que comparte nuestra afición y discúlpenos por esta adicción, pero cada uno tiene la suya y la nuestra es esta.

Os esperamos año tras año.

Anuncios